Pica, pica, pica.. (Radiodermitis)

10 de agosto de 2013 0 comentarios

¿Qué es la Radiodermitis?


La radioterapia tiene un efecto directo sobre la piel. A este efecto se le conoce como “radiodermitis”. Podríamos definir a la radiodermitis como una inflamación de la piel producida por la irradiación del órgano que vayamos a tratar. Gracias a la incorporación de los aceleradores lineales de electrones en el tratamiento de los tumores, este efecto secundario se ha minimizado en la mayoría de los casos.

Grados de Radiodermitis:


Podríamos definir cuatro grados básicos de radiodermitis:

Grado IEritema. Se produce un enrojecimiento ténue de la piel muy similar a la de la piel expuesta al sol sin protección. Puede empezar o no a picar la piel. A este síntoma se le conoce como prurito.

Grado IIDermitis seca. La piel comienza a descamarse, se pigmenta, se agrieta, está tirante e incluso puede pelarse. El prurito o picor es más intenso.

Grado IIIDermitis húmeda. La piel ha perdido su integridad y está húmeda. Tiene un aspecto rojo brillante y se nota inflamada (edema cutáneo). Es más frecuente en las áreas con pliegues como la mama o el cuello. Puede ser levemente dolorosa y es vulnerable a infecciones.

Grado IV: Necrosis cutánea o úlceras. Es una lesión grave que por fortuna no es frecuente y su evolución suele ser tórpida.

¿Por qué se produce la radiodermitis?


Las células de la piel se recambian con rapidez. La radioterapia al actuar sobre la piel frena su normal crecimiento y al realizarse sesiones a diario no se da tiempo suficiente a que la piel se regenere.


 Tipos de radiodermitis:



Aguda: Es la que se produce durante la radioterapia o poco después de finalizar por completo las sesiones. A las pocas semanas la piel se regenera y suele volver a su aspecto original o levemente pigmentada.

CrónicaAparece a partir de los 6 meses de finalizar la radioterapia. Pueden aparecer en forma de cambios crónicos de la piel: fotosensibilidad al sol, hiper o hipopigmentación cutánea, atrofia o adelgazamiento de la piel, fibrosis (endurecimiento de la piel y del tejido subcutáneo), telangiectasias (capilares visibles en forma de arañas vasculares) o heridas crónicas.

Consejos terapéuticos:


  1. Mantenga siempre la piel limpia y seca.
  2. Asearse diariamente con un jabón neutro que no debe aplicarse directamente sobre el área irradiada.
  3. Hidratarse la piel a diario varias veces al día (mínimo 3-4 veces). Debe transcurrir al menos dos horas desde la aplicación de la crema hasta la irradiación para que esté completamente absorbida y no interfiera con ella.
  4. Evitar desodorantes con alcohol y perfumes en la zona irradiada.
  5. No depilarse la zona irradiada ni rasurarla con cuchilla de afeitar. Si podrá utilizar una maquinilla eléctrica.
  6. No utilizar esparadrapo en el área irradiada
  7. Utilice prendas preferiblemente de fibras naturales como el algodón. Evite el roce de costuras o prendas que puedan friccionar la piel de la zona irradiada. P ej: El cuello duro de una camisa si se irradia a ese nivel.
  8. No exponer la zona irradiada al sol. Utilizar una crema de protección solar 50+ o total, a ser posible que tenga una textura fluida que sea fácil de extender. Evitar las horas de sol de máxima intensidad (de 12 a 16 h). Es conveniente utilizar sombreros o viseraspara protegerse del sol. Pensad que si además se está siguiendo con quimioterapia o se ha seguido previamente la fotosensibilidad está aumentada y pueden salirnos antiestéticas manchas en la piel.
  9. Si la piel está enrojecida y le molesta puede ponerse paños con de agua de manzanilla a temperatura ambiente.
  10. Siga las instrucciones de autocuidado y las curas si fueran necesarias recomendadas por el personal de enfermería o su médico especialista.
Oncóloga radioterapeuta. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Reconocimientos de Calidad

Top 10